cafe_turco

el café en montenegro

Sin dudas mi bebida preferida es el café, por eso, y aunque parezca increíble, viajé al país con mi cafetera moka de corazones rojos. De esa manera, al llegar mi única misión sería buscar el café que tomaría en las mañanas y en alguna que otra tarde. Encontrar café para hacer fue fácil. Las tiendas venden muchas variedades y marcas. Lo que no sabía yo era de la existencia de un café, molido muy fino, que abunda mucho por acá y que se utiliza para preparar el café al estilo turco. Sin pensar o leer mucho (para ese momento no tenía ni idea del idioma de Montenegro) compré el paquete que más le gustó a mi vista y a mi bolsillo y me dispuse a prepararlo una vez llegara a la casa. Todo iba bien hasta que las paredes de la habitación se bañaron de marrón. Resulta que al ser un polvo tan fino el filtro para el agua no pudo contenerlo y se armó una buena en las paredes blancas recién pintadas…al menos eso parecían 😉

Descubriendo el café turco

La primera invitación a tomar un café la recibimos de nuestros anfitriones en el hostal donde estábamos rentados. El abuelo de la casa nos preparó un café al estilo turco. Nunca pensé que se podría preparar el café de esa manera y a la verdad, siendo sinceros, no me gustó para nada, porque no es una bebida que se filtra, pero tampoco se diluye totalmente el café en el agua. Así que hay que esperar a que se asiente un poco el polvo restante para beberlo. Pensé que sería cosa de personas mayores, pero me sorprendió mucho el comprobar que es consumido habitualmente, incluso por los jóvenes.

Cómo hacer café turco.

El café turco es una bebida muy popular en Montenegro y en otros países de la región. Hacer café turco es un proceso cuidadoso que ha sido transmitido de generación en generación.

Para preparar el café turco en Montenegro, se utiliza polvo de café molido muy finamente, agua, una taza pequeña de metal llamada «dzezva» . El café se agrega al recipiente junto con agua fría y azúcar al gusto. La cantidad de agua que se usa dependerá de la cantidad de café que se desee preparar, pero generalmente se usa una cucharada de café por cada taza de agua.

El siguiente paso es calentar la mezcla a fuego lento, revolviendo constantemente para asegurarse de que los ingredientes se mezclen bien. A medida que el café se calienta, se forma una espuma en la parte superior de la mezcla, lo que indica que está listo para ser retirado del fuego.

Después de retirarlo del fuego, se debe dejar reposar unos momentos para que la espuma se asiente. Luego, se vierte cuidadosamente el café en tazas pequeñas, asegurándose de no incluir la espuma en la mezcla, aunque algunas personas sí prefieren consumirla. El resultado es una taza de café suave, fragante y llena de sabor, que es un verdadero placer para los amantes del café

El café turco se sirve tradicionalmente con agua fría para limpiar el paladar y un pequeño postre, como un trozo de baklava. También es común en Montenegro agregar un poco de raki, un licor anisado, al café para darle un sabor extra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio